La Piedra Lunar – Wilkie Collins-

 

“El día de su 19º cumpleaños, Rachel Verinder recibe de su difunto tío, el coronel Herncastle, un dudoso héroe de las campañas militares del imperio Británico en la India, un esplendoroso legado: un diamante enorme, cuyo brillo crece o mengua en consonancia con las fases lunares, y valorado en 30.000 libras. Lo que no sabe Rachel es que esta valiosa joya es producto de un robo sacrílego y que acarrea una maldición. La misma noche en que la recibe tiene ocasión de comprobar que se trata en realidad de un regalo envenenado: el diamante desaparece y siembra la confusión, la desconfianza, la codicia y la muerte en una familia hasta entonces bien avenida.”

Publicada inicialmente por entregas en 1859 en la revista semanal All the Year Round, fundada y dirigida por Charles Dickens, lo fue como libro en el año 1868, y es considerada como una de las obras fundacionales del género de detectives. Ha sido versionada en varias ocasiones para cine y televisión.

Collins utiliza el recurso de los narradores múltiples y, mediante cartas e informes, los personajes van exponiendo su punto de vista de los hechos, permitiendo al lector una visión de la historia desde diferentes perspectivas. Por este motivo la novela ha sido clasificada en ocasiones dentro del género epistolar. Tres son los personajes que, en mi opinión, destacan de manera especial. El primero de ellos es el mayordomo de la familia, Gabriel Betteredge. Fiel y servicial como él solo, rebosa ironía en sus comentarios. Tiene en Robinson Crusoe la guía para afrontar cualquier problema que la vida le ponga por delante, y en los momentos de duda o pesadumbre acudirá en busca de inspiración a su manido ejemplar de la obra de Defoe. El segundo es el sargento Cuff que, como en la mayoría de detectives literarios, su personalidad se reparte igualmente entre la genialidad y el excentricismo. Observador excepcional, sus dotes deductivas merecerían la aprobación del mismísimo Sherlock Holmes, y con igual eficacia resuelve casos que cultiva rosas; afición ésta que le lleva a acaloradas discusiones con el jardinero de la casa. El tercer personaje es la señorita Clark, a propia vista la perfecta cristiana, dechado de virtudes y sin tacha moral, pero que en realidad no es otra cosa que una prejuiciosa entrometida.

Novela decimonónica que será del gusto  de los que disfrutan con esa manera particular que tienen de expresarse los personajes de las mismas, en las que las  rígidas clases sociales ponen coto a la manera de conducirse de los individuos.

Reconozco que la primera vez que me fijé en este libro no fue porque ya conociera la obra ni porque buscara algo de su autor, no. Fue por su maravillosa portada (la de esta edición en particular). A partir de ahí comencé a indagar, y visto el argumento, localización de la trama y periodo temporal en la que discurre, decidí comprarlo. Porque una cosa es que nos atraiga una buena portada y otra que compremos solo por ella. No.

IMG_20170807_184948.jpg
Portada

El dibujo corresponde a la flor de la adormidera (lo que viene siendo la planta del opio), y es que la trama de la novela tiene mucho que ver con esa droga narcótica y analgésica que se extrae de ella. No en vano el propio Wilkie Collins sufrió adicción a la misma, consecuencia de haberla tomado frecuentemente para calmar los dolores articulares que padecía por una enfermedad.

Esta edición es de tapa dura con sobrecubierta, con idéntico dibujo en ambas.  Me gustan mucho los libros que vienen así, porque en la gran mayoría de las ocasiones sucede que hay una portada preciosa impresa en la sobrecubierta, que en teoría es para proteger la tapa, pero al quitar ésta no hay más que un triste cartón; y al final resulta que es la propia sobrecubierta la que tienes que resguardar de posibles daños.

wp-image-1744227967
Tapa y sobrecubierta

Los márgenes de página y el tamaño de la letra son adecuados. Las hojas, de ligero color crema, tiene un gramaje correcto y un tacto suave muy agradable. Otro detalle de agradecer es el marcapáginas de tela que incluye, que siempre facilita la vida del lector. El tamaño, 22×16 cm, y el peso hacen que sea un libro relativamente fácil de manejar y, se fuera necesario, de transportar. En resumen: bonito por fuera y por dentro y con materiales de calidad. Ejemplar que querrás tener en un lugar privilegiado de tu biblioteca.

IMG_20171120_162622.jpg
Detalle del interior

 

Editorial Alba. Colección: Clásica Maior
Traducción: Catalina Martínez Muñoz
Encuadernación: Tapa dura con sobrecubierta
ISBN: 97884-84285977
Páginas: 528

Anuncios

Presentación

No sé si también te ha sucedido, después de años de lectura y cientos de libros apilados en tu pequeña biblioteca, caes en la cuenta de que muchos de esos ejemplares no volverán a pasar por tus manos sino para quitarles el polvo. Que, además, por falta de espacio algunos han quedado sepultados por otros y lo que en el pasado fueron ordenadas estanterías ahora no tienen nada que envidiar a un mercadillo de segunda mano. ¿Te suena? Pues bien, llegada esa situación he decidido dejar de acumular obras indiscriminadamente y dedicarme a formar una biblioteca de calidad; deshacerme de aquellos títulos que no han dejado poso en mi corazoncito literario o que, habiendo sido de mi agrado, pueden ser mejorados hallada la edición oportuna y ganarse un hueco en el estante de los elegidos. Por ello, desde hace unos meses me dedico a la búsqueda, unas veces más fructífera que otras, de esos libros especiales que, de forma ineludible, deben contener buena literatura en un formato a la altura de la misma. Esto es: bonitos por dentro y por fuera.

Como dar con esos ejemplares no siempre es tarea fácil (la opción de ir a una librería y dejar que la suerte decida tu próxima lectura es una opción divertida de vez en cuando pero puede ser frustrante en muchos casos), inicio este blog con la esperanza de poder ser de ayuda, y también recibirla, a quiénes como yo tienen esta afición por los libros. Aclarar que, en la inmensa mayoría de los casos, los libros que trataré no son ejemplares raros ni exclusivos, sino que pueden encontrarse en grandes librerías y, en todo caso, pedirse por encargo en cualquiera; que están ahí, esperando a que tú los encuentres.

Así que, si eres de los que disfrutas con las buenas historias escritas y además entiendes los libros como objetos de colección y, por qué no, decoración, puede que este blog sea un lugar que te guste frecuentar de vez en cuando. ¡Te espero!

Un saludo de Javier.

PicsArt_11-18-11.58.18.jpg